Complejo respiratorio bovino

Complejo respiratorio bovino

Las bronconeumonías o neumonías propiamente dichas, actualmente agrupadas y designadas como complejo respiratorio bovino (CRB), ocupan el primer lugar en cuanto a pérdidas económicas por causas sanitarias en sistemas de engorde bovino a corral. El impacto económico ocasionado por esta entidad patológica es muchas veces subestimado. Si se consideran aspectos como la disminución de la calidad de esa futura res, los tratamientos con antibióticos, la muerte de animales, el aumento de la mano de obra y la prolongación del período de engorde, justifican esas pérdidas que pueden llegar a ser importantes.

El CRB es un proceso de etiología multifactorial en los que se encuentran involucrados factores predisponentes como el medio ambiente (temperatura, humedad, etc.), el manejo (hacinamiento, nutrición, tropas de diferente origen), cuerpos extraños (alimento pulverulento y polvillo ambiental), agentes primarios virales (inmunosupresores), elementos tóxicos (3 Metilindol-3 MI) y agentes secundarios (bacterias) que ocasionan el efecto patógeno. Dentro de los virales podemos hallar el virus de la rinotraqueitis infecciosa bovina, (IBR), diarrea viral bovina (DVB), parainfluenza 3 (PI3) y virus sincitial respiratorio bovino (VSRB). Como agente predisponente de efecto tóxico citamos al compuesto químico 3 MI que se forma a partir de la metabolización del aminoácido L-triptofano a nivel ruminal.  Entre los agentes bacterianos podemos mencionar a Mannhemia haemolytica, Pasteurella multocida y al Histophilus somni. También Arcanobacterium pyogenes se encuentra frecuentemente involucrado en el mismo y últimamente fue identificado al Mycoplasma bovis como causante de neumonía granulomatosa en engordes a corral de la Pampa Húmeda (Margineda y col, 2013).

Como hallazgo de necropsia podemos observar consolidaciones, adherencias, pleuritis, fibrosis y abscesos. Por otro lado el compuesto químico 3 MI, 6 está descripto como agente causante de la neumonía atípica sobre praderas suculentas (Raviolo y cols, 2002). En la actualidad, también se lo asocia en casos de planteos a corral (Guy et al., 2001; Loneragan y cols, 2001) con fuertes sospechas de que este compuesto actuaría como factor predisponente de neumonías (Sager, Comunicación personal).

Los animales afectados rehúsan ser arreados, presentan secreciones mucopurulentas en las fosas nasales, dificultad para respirar con actitud de cuello extendido, jadeo, tos, babeo, anorexia y temperatura corporal alta. El tratamiento de las neumonías se realiza utilizando antibióticos de amplio espectro, recomendándose la realización de estudios de laboratorio que confirmen la sensibilidad de los agentes a los principios activos utilizados. La implementación de un plan de vacunación al ingreso del engorde, puede contribuir a disminuir las perdidas por neumonías.

Dr. Gustavo C. ZIELINSKI MV, MS, PhD.  Para Cicloneo | www.cicloneo.com.ar

 

Compartir

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usted también puede formar parte de la Guía Cicloneo y contar con su propio perfil

Enterate más

Nuevas capacitaciones acerca de los beneficios del campo en estos tiempos

Ver Calendario

Usted también puede formar parte de la Guía Cicloneo y contar con su propio perfil

Ver perfiles

Últimas Novedades

Hipomagnesemia. Tiempo de prevención

En época de pariciones es imprescindible prevenir la hipomagnesemia en los rumiantes. La hipomagnesemia (tetania de los pastos, mal de los avenales) es un desorden metabólico de …

Compartir

Nuestros Partners

 
 

Conectá con Nosotros