Festucosis, un mal de época

Festucosis, un mal de época

La festuca es una forrajera muy utilizada que, en muchas oportunidades, se encuentra parasitada con el hongo endófito Neotyphodium Coenophialum, pudiendo ocasionar síndromes negativos en los animales. Es una forrajera de crecimiento otoño-invierno-primavera, muy difundida y utilizada porque se adapta a diferentes tipos de suelo, resiste a condiciones climáticas adversas, y al pisoteo de los animales. Pero sucede que en muchas oportunidades se encuentra parasitada con el hongo endófito Neotyphodium Coenophialum, que produce diferentes toxinas responsables de una serie de síndromes en bovinos y ovinos, como son el pie de festuca (síndrome de invierno) y la festucosis (síndrome distérmico). Otros síndromes menos tenidos en cuenta son la necrosis grasa y los trastornos reproductivos. En equinos provoca aborto tardío y disminución de la producción de leche. Pie de festuca La renguera o pie de festuca se produce en el otoño – invierno una vez pasadas las dos semanas de pastoreo. Los alcaloides actúan sobre el sistema circulatorio produciendo vasoconstricción peri- férica dando como sintomatología renguera y crecimiento anormal de las pezuñas (zapato chino); en casos graves puede llegar a producirse el desprendimiento de las pezuñas. También es común que presenten gangrena con pérdida de la cola y bordes de las orejas. Esto se acentúa por las bajas temperaturas. Síndrome distérmico Este síndrome se produce en primavera y verano, cuando la temperatura supera los 25° C y los animales se encuentran pastoreando festuca parasitada. Los animales presentan el pelo largo, opaco y se meten en el agua tratando de disipar el calor. Además de esta conducta que puede ser adoptada por animales sanos, veremos otros signos que denotan la enfermedad: el...