Festucosis, un mal de época

Festucosis, un mal de época

La festuca es una forrajera muy utilizada que, en muchas oportunidades, se encuentra parasitada con el hongo endófito Neotyphodium Coenophialum, pudiendo ocasionar síndromes negativos en los animales.

Es una forrajera de crecimiento otoño-invierno-primavera, muy difundida y utilizada porque se adapta a diferentes tipos de suelo, resiste a condiciones climáticas adversas, y al pisoteo de los animales.

Pero sucede que en muchas oportunidades se encuentra parasitada con el hongo endófito Neotyphodium Coenophialum, que produce diferentes toxinas responsables de una serie de síndromes en bovinos y ovinos, como son el pie de festuca (síndrome de invierno) y la festucosis (síndrome distérmico).

Otros síndromes menos tenidos en cuenta son la necrosis grasa y los trastornos reproductivos.

En equinos provoca aborto tardío y disminución de la producción de leche.

Pie de festuca

La renguera o pie de festuca se produce en el otoño – invierno una vez pasadas las dos semanas de pastoreo.

Los alcaloides actúan sobre el sistema circulatorio produciendo vasoconstricción peri- férica dando como sintomatología renguera y crecimiento anormal de las pezuñas (zapato chino); en casos graves puede llegar a producirse el desprendimiento de las pezuñas.

También es común que presenten gangrena con pérdida de la cola y bordes de las orejas. Esto se acentúa por las bajas temperaturas.

Síndrome distérmico

Este síndrome se produce en primavera y verano, cuando la temperatura supera los 25° C y los animales se encuentran pastoreando festuca parasitada.

Los animales presentan el pelo largo, opaco y se meten en el agua tratando de disipar el calor. Además de esta conducta que puede ser adoptada por animales sanos, veremos otros signos que denotan la enfermedad: el babeo, aumento de la frecuencia respiratoria y fiebre. La temperatura corporal puede ascender hasta los 42° C cuando lo normal es 38°.

Se acentúan los síntomas durante los encierres, pudiendo ocasionar la muerte de animales. Lo ideal es realizar el encierre de la tropa en horarios donde la temperatura baje (entrada la tarde o de mañana temprano), realizando el arreo en forma suave, sin correr los animales y sin el uso de perros que exciten a los animales.

Otros síntomas

Otro síntoma es la disminución de la producción de leche que traerá aparejado menor peso de los terneros al destete (mermas del 30 a 40 %).

También se verá afectada la preñez con mermas de un 20 a 30%.

Cabe destacar que existen varias causas de tipo sanitario o de manejo que pueden ocasionar signos similares (asoleamiento, renguera, bajo incremento de peso, disminución de la eficiencia reproductiva) por lo que es importante el adecuado diagnóstico diferencial.

Federico PLORUTTI-INTA |Para Cicloneo | www.cicloneo.com.ar

 

Compartir

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

[ MODULO ] – Slider frases

Usted también puede formar parte de la Guía Cicloneo y contar con su propio perfil

Enterate más

Nuevas capacitaciones acerca de los beneficios del campo en estos tiempos

Ver Calendario

Usted también puede formar parte de la Guía Cicloneo y contar con su propio perfil

Ver perfiles
Compartir

[ MODULO ] – Otras Novedades

Últimas Novedades

Los Piojos Bovinos

La mayoría de los piojos que afectan a los bovinos son específicos de este ganado y no afectan a otros mamíferos. Los piojos pasan toda su vida sobre el mismo hospedador: la transmisión de un hospedador a otro es por contacto. De un potrero a otro la contaminación suele ocurrir por introducir animales infestados, si bien puede ocurrir que algunos piojos de diseminen agarrados a moscas.

El Parto

La parición es el punto clave donde se ve reflejado el esfuerzo realizado durante todo el año, es cuando se concreta la gestación que confirmamos mediante el tacto rectal, el ternero llegó a término, debe nacer, pararse y mamar por sí solo el calostro dentro de las dos primeras horas de vida y así seguir su ciclo hasta el destete.

El valor de los ensilajes de avena y cebada

Los cereales de invierno, en particular los cultivos de avena, cebada y trigo, representan una de las alternativas estratégicas más promisorias destinadas a conservar forrajes de alto valor nutricional para los más exigentes planteos intensivos de producción de carne y leche.

Compartir

[ MODULO ] – Slider publicidades

Compartir

[ MODULO ] – Sponsors

Nuestros Partners

 
 
Compartir

[ MODULO ] – Formulario contacto

Conectá con Nosotros



Compartir