La Mancha

La Mancha

La mancha, también conocida como pierna negra, cuarto negro, carbunclo sintomático y gangrena enfisematosa, es una enfermedad que produce una miositis gangrenosa de curso agudo y mortal de los rumiantes. Se caracteriza por la activación de las esporas latentes presentes en el músculo.

En bovinos afecta principalmente a animales de 3 meses a 2 años. Estudios previos sugieren que las esporas de Clostridium chauvoei son ingeridas con el forraje contaminado con tierra y se localizan en músculo, donde pueden permanecer latentes por un tiempo indefinido.

Se reconocen dos patrones distintos de lesiones producidas por esta bacteria. Dichos patrones no están claramente delimitados en textos veterinarios y se los conoce con el nombre de forma clásica y visceral de mancha.

La forma clásica se caracteriza por presentar lesiones en músculo esquelético principalmente y la forme visceral consiste en la presencia de lesiones en corazón, pulmón, pleura y pericardio, pudiendo presentar pocas o ausentes lesiones en músculo esquelético.

Para la activación de las esporas latentes en músculo es necesario la presencia de un bajo potencial redox creado por un magullamiento, un alto índice de crecimiento o ejercicio violento. Actualmente también se describe la toxicidad producida por monensina, gossipol, deficiencia de vitamina A, selenio como factores predisponentes.

Signos clínicos

Se observa en los animales afectados renguera o manquera y dificultad para caminar.

Hallazgos patológicos

Se describen las siguientes lesiones:

Sistema respiratorio: presencia de abundante edema serosanguinolento en el parénquima pulmonar.

Corazón: petequias en epicardio y endocardio, adherencias fibrinosas entre epicardio y pericardio, flóculos de fibrina en saco pericárdico. El músculo cardíaco presenta áreas de coloración más oscura distribuidas en forma irregular en todo el miocardio.

Músculo esquelético: los músculos afectados son los de la zona de cuello, espalda, intercostal y cuartos traseros. Las lesiones halladas consisten en presencia de edema sanguinolento, aspecto seco como carne cocida, brillo iridiscente y burbujas de gas entre las fibras musculares. A la palpación de la zona afectada se aprecia crepitación.

Subcutáneo: presencia de edema gelatinoso y sanguinolento.

 Diagnóstico

Aislamiento: Muestra de zona afectada, edema y músculo, tomada en forma aséptica.

Histopatología: Para estudio histopatológico, muestra de músculo afectado en formol al 10 %.

 

Tratamiento

Si se observa animales con signos, puede intentarse el tratamiento con antibióticos aunque el resultado no siempre es el esperado.

 

Control

Se efectúa mediante el uso de vacunas que confieren buena protección. Deben emplearse tres dosis; la primera a los 3 meses de edad, la segunda al destete y una tercera dosis al año de vida.

 

Ernesto Odriozola, MV, Ms Phil, INTA Balcarce. Para Cicloneo | www.cicloneo.com.ar

Compartir

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usted también puede formar parte de la Guía Cicloneo y contar con su propio perfil

Enterate más

Nuevas capacitaciones acerca de los beneficios del campo en estos tiempos

Ver Calendario

Usted también puede formar parte de la Guía Cicloneo y contar con su propio perfil

Ver perfiles

Últimas Novedades

Los Piojos Bovinos

La mayoría de los piojos que afectan a los bovinos son específicos de este ganado y no afectan a otros mamíferos. Los piojos pasan toda su vida sobre el mismo hospedador: la transmisión de un hospedador a otro es por contacto. De un potrero a otro la contaminación suele ocurrir por introducir animales infestados, si bien puede ocurrir que algunos piojos de diseminen agarrados a moscas.

El Parto

La parición es el punto clave donde se ve reflejado el esfuerzo realizado durante todo el año, es cuando se concreta la gestación que confirmamos mediante el tacto rectal, el ternero llegó a término, debe nacer, pararse y mamar por sí solo el calostro dentro de las dos primeras horas de vida y así seguir su ciclo hasta el destete.

El valor de los ensilajes de avena y cebada

Los cereales de invierno, en particular los cultivos de avena, cebada y trigo, representan una de las alternativas estratégicas más promisorias destinadas a conservar forrajes de alto valor nutricional para los más exigentes planteos intensivos de producción de carne y leche.

Compartir

Nuestros Partners

 
 

Conectá con Nosotros