Intoxicación por Falaris en bovinos

Intoxicación por Falaris en bovinos

 

Falaris es una gramínea, tanto implantada como natural, considerada una forrajera por su excelente calidad.

Es muy apetecible por los animales situación que, en campos con una importante presencia de plantas, provoca casos de elevada mortandad, tanto en bovinos como en ovinos. Diversos factores se han relacionado con el aumento del contenido de alcaloides en la planta. Podemos mencionar el rápido crecimiento (rebrote) posterior a intensas lluvias precedido por sequías o heladas extremas.

La intoxicación puede presentarse de forma hiperaguda o síndrome de muerte súbita, asociada a la presencia de feniletilamina que produciría taquicardia, bloqueo cardíaco y muerte, afectando a un reducido número de animales. La forma aguda, o “síndrome de muerte súbita-polioencefalomalacia”, sería producida por un análogo de la tiaminasa o por exceso de amoníaco, pudiendo afectar al 50% del rodeo. La forma crónica, comúnmente hallada, sería producida por la acumulación de pigmentos dentro de los cuerpos neuronales. Dada su sintomatología recibe el nombre de temblor de falaris,  manifestándose en forma lenta y progresiva desencadenando en la muerte del animal.

Se caracteriza por producir temblores en cabeza y masas musculares, incoordinación, los animales caminan sobre las rodillas, presentan imposibilidad de mantenerse en pie, caen y mueren. Estos signos suelen aparecer aún hasta 2 meses después de haber cesado el consumo de Falaris. Los bovinos, al ser trasladados o movilizados, manifiestan distintos grados de incoordinación, que van desde pasos cortos hasta rigidez y arrastre de pezuñas en miembros del tren posteriores. Esta incoordinación, provoca que los animales frecuentemente tropiecen con los miembros anteriores, con caídas sobre el pecho, ocasionando un abultamiento pectoral muy marcado producto del hematoma generado, así como pérdida del pelaje en la zona pectoral.

Si bien es escasa la información en nuestro país sobre el posible cambio de concentración de las sustancias tóxicas en la planta en relación a su estado fenológico, se sugiere el retiro de los animales hasta tanto la planta cumpla su ciclo vegetativo (floración y fructificación a fines de primavera y principios de verano).  Si bien esta práctica de manejo podría ser una estrategia que minimice las pérdidas, se recomienda una vigilancia activa de los animales pos ingreso a potreros considerados problema. Así mismo, se recomienda evitar el pastoreo intensivo en los períodos de poca luminosidad como son los días nublados y el amanecer.

Guillermo Cledou M.V. |Para Cicloneo | www.cicloneo.com.ar

 

Compartir

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usted también puede formar parte de la Guía Cicloneo y contar con su propio perfil

Enterate más

Nuevas capacitaciones acerca de los beneficios del campo en estos tiempos

Ver Calendario

Usted también puede formar parte de la Guía Cicloneo y contar con su propio perfil

Ver perfiles

Últimas Novedades

Queratoconjuntivitis en Bovinos

La queratoconjuntivitis infecciosa bovina es una enfermedad ocular muy contagiosa, que afecta sobre todo a los terneros y está provocada fundamentalmente por Moraxella bovis. En los casos más graves, provoca una pérdida de la visión.

Festucosis, un mal de época

La festuca es una forrajera muy utilizada que, en muchas oportunidades, se encuentra parasitada con el hongo endófito Neotyphodium Coenophialum, pudiendo ocasionar síndromes negativos en los animales.

La Mancha en el Feedlot

Esta enfermedad clostridial, producida por Clostridium chauvoei ampliamente conocida por los productores, sigue generando actualmente pérdidas por mortandad en ganado.

Compartir

Nuestros Partners

 
 

Conectá con Nosotros